Hablamos de Cocina
Contenidos de motor por
Jueves, 24 de abril de 2014
Clasificado en Prueba de coche

VOLKSWAGEN POLO 1.6 TDI 90 CV ADVANCE // 15.700 EUROS

FRANCISCO JOSÉ FERNÁNDEZ   | MADRID Actualizado Domingo 11-04-2010, 23:15 h.

Un "Golf" más asequible

Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV Advance
Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV Advance
Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV Advance
Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV Advance
Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV Advance
Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV Advance
Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV Advance
Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV Advance
Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV Advance
Volkswagen Polo 1.6 TDI 90 CV Advance
Pocas veces hemos podido probar un coche de los que se venden, es decir, desprovisto de una generosa selección de elementos opcionales. Esto puede distorsionar en parte la impresión general que podemos formarnos de su estética y presentación. Aunque nos empeñemos, en la gama Polo no podremos adquirir un acabado más básico que el Advance.
Publicidad
Carroceria
Mecanica
Conclusion
El recientemente elegido “Coche del Año” en Europa se declina poco a poco en un mayor número de versiones. Estamos esperando que lleguen las más deportivas o especiales, como la GTI o la Cross Polo, presentadas ambas en el pasado Salón de Ginebra. Sin embargo la gama por abajo es bastante completa, sobre todo si queremos elegir una versión diésel.

De todas las disponibles, hoy probamos esta con 90 CV, que sin llegar a la brillantez del 1.6 de 105 CV que analizamos recientemente montado en el Seat Ibiza, muestra una honestidad de planteamientos y resultados encomiable.

Además, la versión probada responde al acabado Advance, que a pesar de ser el básico, no va completamente pelado, ya que lleva, por ejemplo, aire acondicionado y ESP de serie. Sin embargo en la comparación con sus más directos rivales se encuentra algo desfasado en cuanto a la cantidad de elementos de serie embarcados y resulta además ligeramente más caro, ya sea por el precio de esta versión o por el de las opciones que elijamos.
>>
Nos ha gustado la presentación general de este Polo. Exteriormente da la sensación de excelente calidad, buena presencia y mejores ajustes. En el interior mantiene estas constantes, con un diseño agradable que seguro gustará a todos. Sus cualidades dinámicas son más que correctas y los consumos bastante contenidos.
>>
El Polo da calidad pero la cobra y, además sus rivales ofrecen, incluso por menos precio, dotaciones más generosas. Lo mismo sucede con el precio de las opciones. En otro orden de cosas, el confort de marcha se ve empobrecido por el comportamiento algo osco de la mecánica, a pesar de llevar ahora un motor alimentado mediante conducto común.
>>

Motor

SituaciónDelantero transversal
Nº CilindrosCuatro en línea
Cilindrada (c.c.)1.598
Diámetro x carrera (mm.)79,5 x 80,5
Bloque/CulataFundición/aleación ligera
Nº de válvulas por cilindro4
DistribuciónDos árboles de levas en culata accionados por correa
AlimentaciónInyección directa diésel por conducto común, turbo e intercambiador térmico
Tipo de combustibleGasóleo
Refigeración/CompresiónLíquida/ 16,5:1
Potencia (CV/rpm.)90/4.200
Par máximo (Nm/rpm.)230/1.500-2.500

Transmisión

TipoEn las ruedas delanteras
CambioManual de cinco marchas
Relaciones de cambio
Km/h en 1ª a 1.000 rpm.8,7
Km/h en 2ª a 1.000 rpm.15,5
Km/h en 3ª a 1.000 rpm.25,8
Km/h en 4ª a 1.000 rpm.37,7
Km/h en 5ª a 1.000 rpm.48,9

Bastidor

Suspensión delanteraIndependiente tipo McPherson
EstabilizadoraNo
Suspensión traseraRuedas tiradas por eje torsional
DelanterosDiscos de 256 mm
TraserosDiscos de 230 mm
AyudasABS, Repartidor electrónico de frenada, ESP ASR
DirecciónDe cremallera, con asistencia electrohidráulica
Diámetro de giro (m.)10,6
Número de vueltas de volante2,75
Neumáticos195/55 R 15
Llantas6 x 15 pulgadas

Carroceria

Nº de plazas5
Peso en vacío (kilos)1.157
Depósito de combustible (litros)45
Largo (mm.)3.970
Ancho (mm.)1.682
Alto (mm.)1.462
Vía delantera (mm.)1.463
Vía trasera (mm.)1.456
Distancia entre ejes2.470
Capacidad del maletero (litros)280

Prestaciones

Velocidad máxima (km/h.)180
Aceleración de 0 a 100 Km/h. (seg.)11,7
400 metros salida parada (seg.)17,0
1.000 metros salida parada (seg.)33,0
Recuperación de 80 a 120 en 4ª (seg.)10,2
Recuperación de 80 a 120 en 5ª (seg.)14,0
CONSUMOS
Urbano (litros/100 km)5,8
Extraurbano (litros/100 km)4,0
Mixto (litros/100 km)4,9
>>
La nueva edición del Volkswagen Polo se ha trabajado a conciencia. Presenta un detalle que, según con quien hablemos, estarán de acuerdo o criticarán. Seguir las líneas de diseño del Golf puede ser un acierto o un inconveniente según opiniones. Nosotros nos decantamos por lo primero. Confundir, desde aspectos puramente visuales al Polo con el Golf, se convierte en un atractivo quizás decisivo para aquellos que no pueden llegar al mítico compacto, pero les gusta su imagen en todos los sentidos.

Sin embargo, por ese mismo motivo, los compradores de Golf pueden ver demasiado invadida su parcela de imagen y representatividad. El cambio en el estilo corporativo de los modelos de Volkswagen pensamos que es un acierto. Ahí tenemos los cambios realizados en Sharan, Touareg o ahora en el Touran, por citar los más recientes, que han servido para afilar un aspecto quizás demasiado macizo de sus vehículos, consiguiendo además indudables beneficios desde el punto de vista aerodinámico y, como consecuencia, en aquellos que afectan al rendimiento.

Esta versión de cinco puertas ofrece un interior bastante capaz en todos los sentidos, aunque en la banqueta posterior, que no tiene la posibilidad de dividirse por sectores, tres ocupantes no irán demasiado cómodos en grandes trayectos, aunque este no es un defecto individual del Polo. Lo mismo sucede con el maletero. 280 litros no establecen ningún récord en la categoría.

Nos ha gustado el acabado general, que denota calidad y buenos ajustes. Es un interior muy práctico por la cantidad de huecos de buen tamaño que tiene. En la consola central, debajo de la radio. Delante de la palanca de cambios.y en las puertas se dispone del suficiente espacio para dejar todo lo que llevemos en los bolsillos.

La tapicería no tiene un aspecto llamativo. Resulta ligeramente espartana por tacto y aspecto pero no dudamos que tendrá una longevidad y resistencia al rozamiento elevada, lo que a la larga es lo importante. Deberían optimizarse las regulaciones en altura del asiento y las del volante. No sabemos si aumentando el movimiento en altura del volante, que siempre se nos queda muy alto –creemos que es esto–, o cambiando la regulación en altura de la banqueta, para que ésta no influya tanto en la distancia a los pedales, que también se modifica cuando la subimos o bajamos.
>>
El motor que anima a esta versión del Polo es una de las tres evoluciones del nuevo motor 1.6 con conducto común que se ha ido extendiendo por todos los modelos del grupo Volkswagen. En el Polo se ofrecen hasta cuatro combinaciones, un básico de 75 CV, ideal para entornos urbanos, este intermedio y más universal de 90 CV, que también está disponible con el cambio DSG de seis marchas y, por último, el brillante 105 CV que recientemente hemos probado en el Seat Ibiza.

El de 90 CV es quizás el más lógico de todos sobre el papel, mostrándose en carretera como la oferta más homogénea. No tiene quizás las cualidades ruteras del 105 CV, con esa destacable reserva de aceleración, pero tampoco le hace ascos a los largos desplazamientos. Sus cifras de prestaciones no son llamativas pero sí más que correctas, mientras que los consumos no harán más que confirmar el acierto en la elección.

Vistas las cifras oficiales de consumos de todas las versiones del motor 1.6 nos llama la atención su igualdad. Es lógico ya que son mediciones de laboratorio. En carretera las cifras se separarán ligeramente entre unos y otros. Se mantendrán parecidas en ciudad, si realizamos la misma conducción en todos, con suavidad y aceleraciones comedidas, mientras que en carretera las diferencias serán algo más elevadas por la distinta capacidad de mantener los mismos cruceros.

Este TDI de 90 CV se nos ha confirmado como bastante pulcro en los consumos con una cifra en prueba de solo 5,4 litros a los 100 kilómetros, incluyendo dentro de esta medición desplazamientos por ciudad y sobre todo el recorrido fijo con tres importantes puertos de montaña. Tiene, como hemos comentado, una capacidad de andar más que correcta.

Cada vez nos parece menos apropiado que a partir de estas potencias no se empleen cambios de seis marchas. Curiosamente este motor, que no el 105 CV, se ofrece en nuestro país con el brillante cambio DSG de siete relaciones. Quizás esto sea excesivo, pero una caja de cambios de seis marchas para este 90 CV resultaría una buena combinación y con mayor motivo en el de 105 CV. Al nivel que se mueve este Polo no debería afectar tampoco en el precio, o cuando menos no sería una diferencia notable y sí nos permitiría solucionar en algún punto los problemas de confort acústico cuando circulamos a elevadas velocidades.

>>
La elección de tarados más bien duros de amortiguación disminuye el confort pero nos permite una calidad y precisión de guiado encomiables. Se muestra bastante ágil cuando abordamos curvas a buena velocidad con apoyos muy marcados; con una buena estabilidad lineal en carretera abierta y autopistas a elevada velocidad aunque el viento lateral nos lo quiera poner difícil.

En nuestro recorrido de pruebas nos ha permitido comprobar esta precisión y agilidad a los cambios de apoyo en una zona de recorrido en subida con rápidas curvas enlazadas, en las que afinar la trazada con exactitud es casi un juego de niños, manteniendo su aplomo general sin inmutarse. El cambio de marchas tiene la inmensa virtud de pasar desapercibido. Es preciso, suave y sus desarrollos nos parecen bien adaptados a las particularidades del motor, pero debemos volver a echar de menos un cambio de seis relaciones, aunque sólo sea porque en terreno despejado el motor nos permitiría viajar a menor régimen y por lo tanto con un menor nivel sonoro en el interior.

Un aspecto que debe mejorarse es el del confort de marcha. Las suspensiones son bastante secas al paso por los “guardias tumbados” que tanto dificultan el tráfico en las ciudades y su capacidad de bacheo limitada, mientras que las vibraciones del motor y el ruido se notan cuando circulamos a velocidades elevadas. Sin embargo resulta un coche en general agradable de conducir si circulamos por buenas carreteras, que tiene encima una presencia de primer nivel, incluso en esta terminación mínima Advance, lo que pocos de sus rivales consiguen.

Los frenos están cuando los necesitamos con eficacia y mordiente, y la mantienen aunque les exijamos un trabajo extra en bajadas. La presencia de discos atrás seguro que influye en el mejor reparto del trabajo. El paquete opcional Advance técnicamente incluye un cambio de ruedas. Las llantas pasar a ser de aleación del modelo Lakeside y los neumáticos crecen desde los 185/60 R 15 de serie a unos 195/55 montados también en llanta de 15 pulgadas de diámetro. Este paquete incluye la computadora de a bordo, el control de presión de los neumáticos, cuero para el volante, pomo de cambio y freno de mano, rueda de repuesto de tamaño reducido y el mencionado equipo de ruedas con tornillos antirrobo. Todo por 645 euros.
>>
Nos parece que este nuevo Polo ha reunido los argumentos necesarios para ser considerado como el mejor coche lanzado en 2009 de Europa. Tiene presencia exterior, sus dimensiones internas son correctas y su acabado cumple, ya que el aire acondicionado y el ESP son de serie desde este básico Advance. Técnicamente está muy bien resuelto, haciendo otra vez hincapié en la especial homogeneidad de chasis y motor, aunque el confort de marcha no sea de los mejores. Su pega más importante será quizás el precio de salida, que con la opción montada llega a los 16.645 euros, por encima de otros rivales si no en el precio final, que también, sí en la riqueza del equipamiento embarcado y en los descuentos.
>>
Comparte esta información