Hablamos de Cocina
Contenidos de motor por
Martes, 21 de octubre de 2014
Clasificado en Prueba de coche

HYUNDAI ELANTRA 2.0 CRDI 5P y 2.0 4P // 17.900 € y 18.500 €

Félix Cerezo  | Madrid Actualizado Jueves 27-05-2004, 12:48 h.

El buen talante

Esta frase tan de moda bien podría aplicarse a la nueva gama del Elantra. Hablamos de un coche de imagen y maneras tranquilas cuyo mejor reclamo es lo mucho que promete por poco dinero. Aunque también hay elementos relevantes que quedan fuera del ‘programa’.
Publicidad
Carroceria
Mecanica
Conclusion
Curiosamente, esa fórmula basada en la sencillez estética –no es, ni mucho menos un automóvil que llame la atención– ha sido su principal valedora a la hora de convertirlo en el modelo más vendido por la marca coreana a nivel mundial, con más de tres millones de unidades comercializadas desde 1990. A partir de este éxito se entiende que Hyundai no haya creído necesario introducir grandes cambios a nivel de imagen, al contrario de lo que pasó en el año 2000 cuando se estrenó la generación ahora mejorada.
>>
Relación entre precio y dotación. Interior amplio. Comodidad
de la marcha. Rendimiento de propulsor diésel y consumos (también los del de gasolina). Aprovechamiento del maletero.
>>
Neumáticos de origen. Altura de las plazas traseras, la central, incómoda. Detalles de ergonomía. Accionamiento
del cambio. Motor de gasolina ruidoso. ESP no disponible.
>>

>>

Motor

SituaciónDelantero transversal
Nº CilindrosCuatro cilindros en línea
Cilindrada (c.c.)1991 centímetro cúbicos (1975)
Distribución16 válvulas, un árbol de levas en culata (doble árbol en cabeza)
AlimentaciónInyección directa common rail (inyección electrónica multipunto)
Tipo de combustibleDiésel (gasolina)
Potencia (CV/rpm.)112 caballos a 4.000 revoluciones por minuto (143 CV a 6.000)
Par máximo (Nm/rpm.)231 Nm a 1.800 y 3.200 rpm. (183 Nm a 4.500 rpm)

Transmisión

TipoTracción en las ruedas delanteras
CambioManual de cinco marchas

Bastidor

Suspensión delanteraIndependiente
Suspensión traseraIndependiente
Frenos
DelanterosDiscos ventilados
TraserosDiscos macizos
DirecciónDe cremallera, asistida
Diámetro de giro (m.)10,6 metros
Neumáticos195/60 R 15
Llantas5,5 x 15

Carroceria

Peso en vacío (kilos)1366 kilogramos (1.248)
Depósito de combustible (litros)55 litros

Prestaciones

Velocidad máxima (km/h.)190 (208) kilómetros por hora
Aceleración de 0 a 100 Km/h.11,3 (9,1) segundos
400 metros salida parada18,2 (17,8) segundos
1.000 metros salida parada33,5 (32) segundos
Recuperación de 80 a 120 en 4ª (km/h.)9,4 (10,4) segundos
Recuperación de 80 a 120 en 5ª (km/h.)12,7 (12,6) segundos
CONSUMOS
Urbano (litros/100 km/h.)8,5 (10,5) litros / 100 kms
Extraurbano (litros/100 km/h.)6,3 (7,1) litros / 100 kms
Mixto (litros/100 km/h.)7,3 (8,4) litros / 100 kms
>>
En la propia marca reconocían que el tamaño era uno de los aspectos que más perjudicaba al Elantra. Por eso, el nuevo crece en casi tres centímetros, aunque la ganancia es sólo visual (mayores paragolpes). También se han renovado todo el frontal y los pilotos traseros, logrando un diseño más dinámico y moderno para las dos carrocerías (cuatro y cinco puertas) que, en una acertada decisión, se venden al mismo precio. Sólo se diferencian, aparte de la zaga, por la mayor versatilidad del portón trasero en la de cinco puertas a la hora de optimizar un maletero de por sí bastante diáfano.
Sí que ha evolucionado el interior, de diseño sobrio y poco llamativo pero con una ganancia evidente en la calidad percibida de plásticos y tapicerías. En términos de aprovechamiento, hay muchos huecos para objetos y el habitáculo es relativamente amplio, si bien en las plazas traseras exteriores la cabeza queda muy cerca del montante superior. Asimismo, el apoyabrazos que (escondido) hace de respaldo para la central resulta sumamente duro e incómodo.
A base de incrementar de forma notable el equipamiento de serie, Hyundai ha puesto especial énfasis en mejorar la ergonomía del coche. Sin embargo, hay detalles que no convencen del todo como la ubicación del mando del ordenador de a bordo, la regulación del asiento del conductor o que sí haya tirador interno para abrir el maletero, pero no externo.
>>
Con una oferta de tres motores, la versión diésel debe ser la más vendida. La otra probada, 2.0 de gasolina y 143 caballos, es la que más novedades aporta. Sobre la primera hay que decir que calca el carácter del coche: sin ser de lo más brillante del mercado, satisface. Su ruido es contenido, comienza a empujar muy pronto –también se muere poco antes de las 4.000 vueltas y da lo mejor de sí hasta las 3.000– y el consumo es razonable. Con todo, demuestra su mejor cara permitiendo que se alcancen unas prestaciones muy brillantes.
De hecho, el Elantra con este motor (incluso siendo casi 120 kilos más pesado a igualdad de carrocería) resulta tan dinámico como el que monta el gasolina 31 caballos más potente. En éste, la distribución variable consigue bajos muy aprovechables, pero para encontrar el nervio que se espera para su potencia hay que pasar de las 3.500 revoluciones por minuto. Entonces, a cambio de un ruido elevado, el coche sí se muestra muy ágil. Como ocurría con la mecánica diésel, el consumo se mantiene en cifras prudentes y, por cierto, inferiores en casi un litro a las que indica el ordenador de a bordo. Ambos propulsores van asociados a cambios manuales de cinco marchas, bien adaptados por desarrollos y no tanto por un accionamiento a veces impreciso.
>>
Ni es un automóvil para ir de carreras, ni lo pretende. Su esquema de suspensiones, muy equilibrado para una conducción relajada y orientado al confort, peca de blando si se realiza un uso deportivo. En todo caso, los límites no los ponen el bastidor ni la tendencia a deslizar de morro (fácilmente corregible) o un eje trasero vivo, sino los neumáticos de origen. Su adherencia no es óptima y llega a provocar una sobreactuación del control de tracción (que sólo se ofrece en el gasolina).
Este dispositivo, junto con el sistema de frenada de emergencia o los airbags laterales son primicia en la nueva gama, muy reforzada en cuanto a la seguridad. No obstante, esta mejora llega cuando no pocos modelos de la competencia ya tienen, aunque sea como una opción a pagar, elementos como el control de estabilidad o los airbags de cabeza.
>>
Como el Elantra no conquista a primera vista, el argumento para su compra es de sentido práctico: sin contar promociones, es difícil encontrar por este precio más equipamiento (sobre todo, en el caso del gasolina) aunque las opciones son pobres. Comportamiento y motores cumplen satisfactoriamente para un conductor medio aunque, de elegir, preferimos el diésel: anda igual y gasta menos.
>>
Comparte esta información