Hablamos de Cocina
Contenidos de motor por
Domingo, 23 de noviembre de 2014
Clasificado en Prueba de coche

CITROËN C-CROSSER 2.2 HDI 160 FAP EXCLUSIVE // 38.400 EUROS

Miguel A. Turci  | MADRID Actualizado Martes 27-11-2007, 11:59 h.

Ante todo un coche práctico

Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Citroën C-Crosser 2.2 HDi 160 FAP Exclusive
Pertenece a la terna de SUV apadrinada por Mitsubishi y que forman el modelo Outlander de la propia marca japonesa, el 4007 de Peugeot y el Citroën protagonista de este análisis. En el caso del C-Crosser, nos encontramos con un SUV amplio, fácil de conducir, con una estética llamativa, capacidad para siete ocupantes y un motor y un sistema de trasmisión resolutivos y que incluso le otorgan ciertas cualidades ‘off road’ más allá de las que ofrecen habitualmente este tipo de vehículos.
Publicidad
Carroceria
Mecanica
Conclusion
Citroën, en realidad el grupo francés PSA, le ha abierto al fin un hueco a la moda SUV. Lo ha hecho de manera inteligente, aprovechando una alianza con Mitsubishi que le ha permitido aprovechar economías de escala, tiempo y sobre todo dinero para que el C-Crosser (y el Peugeot 4007) sea un hecho consumado. Esta alianza le ha otorgado al producto final las buenas cualidades del modelo en el que se basa, el Outlander, pero al margen de estos pactos, la identidad del fabricante francés está presente inequívocamente en la personalidad final del producto y en la estupenda respuesta de su motor, una mecánica conocida ya en las familias de PSA.

El C-Crosser es una buena opción para aquellos que no quieren dejarse nada en el tintero, espacio, agilidad, buen comportamiento en carretera y algunas incursiones camperas con éxito asegurado, además las amplias posibilidades de equipamiento pueden hacer del C-Crosser la base de un coche con pretensiones, sólo dependerá de cuánto queramos subirle el precio.
>>
Sorprende su capacidad para ser utilizado en condiciones ‘off road’. La respuesta del motor, en el que la sensación de empuje está garantizada en cualquier momento. El comportamiento con la opción 4x4, la más recomendable para todo uso
>>
Es una lástima que el propulsor resulte tan ruidoso, ya que tanto en frío como en caliente su rumorosidad es elevada y esto le resta finura al conjunto. Precio de esta versión Exclusive.
>>

Motor

SituaciónDelantero transversal
Nº CilindrosCuatro cilindros en línea
Cilindrada (c.c.)2.179
Diámetro x carrera (mm.)85 x 96
Bloque/CulataFundición / aleación
Nº de válvulas por cilindroCuatro
DistribuciónDoble árbol de levas en culata
AlimentaciónInyección directa diésel con conducto común, turbo de geometría variable e intercooler y filtro de partículas.
Tipo de combustibleGasóleo
Refigeración/CompresiónLíquida / 16,6:1
Potencia (CV/rpm.)156 / 4.000
Par máximo (Nm/rpm.)388 / 2.000

Transmisión

TipoTracción delantera e integral variable o con bloqueo central 40/60%
CambioManual de seis marchas
Relaciones de cambio
Km/h en 1ª a 1.000 rpm.8,32
Km/h en 2ª a 1.000 rpm.16,06
Km/h en 3ª a 1.000 rpm.24,63
Km/h en 4ª a 1.000 rpm.34,31
Km/h en 5ª a 1.000 rpm.37,25
Km/h en 6ª a 1.000 rpm.44,69

Bastidor

Suspensión delanteraIndependiente tipo McPherson
Estabilizadora
Suspensión traseraIndependiente multibrazo
Frenos
DelanterosDiscos ventilados de 288 milímetros de diámetro
TraserosDiscos macizos de 294 milímetros de diámetro
AyudasABS, EBV. ESP y ASR
DirecciónDe cremallera
Diámetro de giro (m.)10,6
Número de vueltas de volante3,2
Neumáticos225/45 R 17 (opción)
Llantas7 x 17 pulgadas (opción)

Carroceria

Nº de plazasSiete
Peso en vacío (kilos)1.825
Peso máximo autorizado (kilos)
Depósito de combustible (litros)60
Largo (mm.)4.650
Ancho (mm.)1.810
Alto (mm.)1.720
Vía delantera (mm.)1.540
Vía trasera (mm.)1.540
Distancia entre ejes2.670
Capacidad del maletero (litros)510

Prestaciones

Velocidad máxima (km/h.)200
Aceleración de 0 a 100 Km/h. (seg.)10,2
400 metros salida parada (seg.)17,3
1.000 metros salida parada (seg.)32,3
Recuperación de 80 a 120 en 4ª (seg.)8,3
Recuperación de 80 a 120 en 5ª (seg.)9,8
Recuperación de 80 a 120 en 6ª (seg.)13,4
CONSUMOS
Urbano (litros/100 km)10,2
Extraurbano (litros/100 km)9,0
Mixto (litros/100 km)8,8
>>
Llamativos son, sin duda, las formas del C-Crosser y el tamaño que transmite en la calle, características que se trasladan también a su interior. Los asientos delanteros son muy cómodos, pero los ajustes del asiento del conductor (en esta versión eléctricos de serie) combinados con la ausencia de reglaje en profundidad del volante impiden a los más altos ponerle un sobresaliente a la posición de conducción. El espacio en la fila central es muy bueno, recoge a tres adultos perfectamente. La tercera fila es un guiño a las siete plazas, tan sólo los niños encontrarán en ese espacio una ubicación cómoda. El maletero tiene un tamaño generoso, 510 litros de capacidad. Este vano queda ridículo si desplegamos las tercera fila de asientos, a su favor tiene que desaparecen en el suelo sin dejar ningún tipo de protuberancia incómoda a la hora de meter la carga, acción algo incómoda si no abrimos por completo el portón trasero, de no hacerlo la elevada altura del plano de carga es excesiva.

En la versión probada, en el lado derecho del maletero queda ubicado un altavoz de graves, un bafle exageradamente grande firmado por Rockford Fosgate, en el más puro estilo Tuning, al igual que todo el sistema de sonido, que incluye un servidor de música con 10 gigas de disco duro, fácil de usar, pero no tanto a la hora de cargar música en su interior ya que hay que hacerlo a través de CD con canciones ya trasformadas a MP3. El equipamiento de esta versión, Executive, con la opción del sistema de navegación incorpora cámara trasera, algo muy recomendable por el tamaño, la altura trasera y las dimensiones totales del coche.

La calidad percibida de todo el interior está patente en casi todos sus rincones, algunos plásticos, algo duros, desentonan con la buena calidad del cuero de los asientos, pero el conjunto sale bien parado. Los buenos ajustes de las distintas piezas son evidentes, incluso una vez puestos a prueba tras conducir en terrenos muy bacheados, ni los cinturones de seguridad ni la bandeja trasera se descomponen o salen de sus anclajes, algo habitual en este tipo de vehículos.
>>
Los 156 caballos de potencia de esta versión diésel son suficientes para ofrecer unas prestaciones sobresalientes, las cifras de recuperación son excelentes, teniendo en cuenta el peso del coche, la velocidad punta más que suficiente y la aceleración desde parado también. En consumo no estamos delante de ningún ahorrador, tan sólo decir que su uso en modo dos ruedas motrices ayudará a contener el gasto, pero en el apartado de comportamiento saldremos de dudas de cuándo hay que usar ese sistema de tracción.
La sensación de empuje está garantizada en cualquier momento, incluso se puede pensar que esta versión eroga más potencia de la que anuncia en los “papeles”, lástima que el propulsor resulte tan ruidoso, en frío o en caliente, su rumorosidad es elevada y esto le resta finura al conjunto, que si no fuera por este particular podría pasar por un coche de más enjundia.
>>
Antes de entrar de lleno en las sensaciones al volante es importante explicar que el C-Crosser ofrece, a través de un selector situado cerca del freno de mano, la posibilidad de elegir entre tres opciones de tracción, dos ruedas motrices, cuatro con gestión automática del reparto o bien un bloqueo que fija en un 40% para el eje delantero y un 60% para el trasero la distribución de potencia.

Según escojamos una u otra posibilidad nos enfrentaremos a un comportamiento distinto, algo que tiene su buen resultado en según por qué terreno estemos rodando. La opción de dos ruedas motrices es especialmente recomendable para autopistas, cuando el coche ya ha encontrado su régimen de marcha adecuado. En esta configuración los consumos se reducen considerablemente, más de un litro ahorramos circulando sobre los límites legales de estas vías rápidas. El uso de la tracción delantera no es aconsejable cuando queramos hacer salidas fulgurantes, porque el motor las permite, pero la dirección se ve afectada con antinaturales vaivenes. Esto se evita con la opción 4x4, la más recomendable para todo uso. Esta opción hace del coche un vehículo muy eficaz en carreteras viradas, con asfaltos irregulares o mojados. Sin duda la tracción a las cuatro ruedas le confiere una agilidad superior.

La tercera vía, el bloqueo 40/60, es lo que más vamos a agradecer a la hora de enfrentarnos con situaciones puramente ‘off road’ y es, sin duda, lo que permite al C-Crosser diferenciarse para bien de un puro SUV.
>>
Equilibrado, espacioso, polivalente, potente y agradable… El C-Crosser nace con los conceptos muy bien aplicados a la práctica y esto es sin duda el resultado de las sinergias obtenidas entre PSA y Mitsubishi en su concepción. Es evidente que cuando un coche sale al mercado con dos hermanos gemelos, lo que la marca pretende es ofrecer un coche que cubra un nicho de mercado y que sobre todo atienda a su habitual clientela, que posiblemente pueda estar abducida por las modas, bien hecho por parte de las tres marcas y en el caso del Citroën muy bien logrado, ya que el secreto por su parte ha sido la elección del propulsor, un dechado de virtudes mal que le pese al oído.
>>
Comparte esta información