Hablamos de Cocina
Contenidos de motor por
Sábado, 20 de diciembre de 2014
Clasificado en Artículos > Automóviles > Novedades

NUEVO FIAT 500

MANUEL DOMÉNECH  | ARJEPLOG (SUECIA) Actualizado Sábado 24-03-2007, 01:01 h.

Un icono que resucita

Nuevo Fiat 500
Nuevo Fiat 500
Nuevo Fiat 500
Nuevo Fiat 500
Nuevo Fiat 500
Nuevo Fiat 500
Nuevo Fiat 500
Nuevo Fiat 500
Fiat 500 Topolino 1936-1948
Fiat 500 1957-1960
Fiat Trepiùno
Fiat Trepiùno
Pruebas Fiat 500
Pruebas Fiat 500
Era esperado desde hace mucho tiempo, sobre todo en Italia, desde que en Ginebra de 2004 se presentó un ‘concept car’ denominado Trepiùno que profetizaba su resurrección. Y ahora ya es una realidad que llegará a España a principios de septiembre. Recuerda al primer Fiat 500 de 1957 pero, como el nuevo Mini, sus dimensiones han crecido mucho respecto al original.
Publicidad
Comparte esta información
Su presentación oficial tendrá lugar el próximo 4 de julio en la ciudad de Turín, la misma que vio nacer hace 50 años, un 4 de julio, pero de 1957, el también entonces “nuevo 500”. Después, el 14 de julio, día en el que se conmemora la toma de La Bastilla, se comercializará en Francia y sucesivamente irá llegando al resto de los mercados europeos. Para el nuestro estaba previsto el inicio de sus ventas a finales de septiembre o principios de octubre, pero finalmente llegará antes, a principios de septiembre.

El Centro de Estilo Fiat ha sido el responsable de sus líneas, y a propósito, Frank Stephenson, responsable del mismo, quiso desde el primer momento que el nuevo Fiat 500 recordase lo más posible al original; como ya hizo con el nuevo Mini, lo que se demostró un acierto pleno. De hecho, quería incluso que fuera más pequeño de lo que es, pero los actuales requerimientos de seguridad lo impedían. Tanto en el exterior como en el interior ha elegido detalles clave de diseño que a simple vista den la impresión de que el nuevo coche es una reedición del modelo de 1957.

Al respecto, la historia del Fiat 500 nace en 1936, cuando la marca turinesa saca a la luz el 500 Topolino, que en sus diversas generaciones llega hasta la década de los 50, cuando los responsables de Fiat deciden sustituirlo por un nuevo 500. El nuevo modelo, de menos de tres metros de longitud, fue una idea del genial romano Dante Giacosa (1905-1996), que creo para él un diseño que ha pasado a la historia y que convirtió al coche en un verdadero icono del automovilismo para la juventud italiana y europea. De aquel “nuevo 500” se produjeron exactamente 3.893.294 unidades en los 18 años que se mantuvo en el mercado, desde 1957 hasta 1975, y con él se ponía punto final a la recuperación de Fiat y de su gama de productos tras la devastación que produjo en Italia la Segunda Guerra Mundial.

Entre 1991 y 1998 apareció un nuevo minicoche de Fiat, fue el Cinquecento, cuya denominación ya significaba la separación de estilo y de concepto respecto al 500 de 1957. Con su aparición, los nostálgicos del 500 vieron sus ilusiones de una futura reedición del icono más importante de Fiat absolutamente truncadas. Sin embargo, en el Salón de Ginebra de 2004 brilló para ellos una luz de esperanza en forma de ‘concept car’. Era el Trepiùno, en realidad, la prefiguración de cómo sería el nuevo 500 si la marca daba luz verde al proyecto.

Base Panda

Una vez aprobado, el coche, que se produce en la planta que Fiat tiene en la localidad polaca de Tichy, se ha desarrollado partiendo de la plataforma del Fiat Panda, por lo que comparte su distancia entre ejes, de 2,30 metros (el original tenía 1,84 metros). La carrocería tiene, por descontado, un formato de dos puertas laterales como el original, pero añade un portón trasero que da acceso a un maletero de 250 litros de capacidad (el 500 de 1957 llevaba motor trasero y sólo un pequeño hueco con forma de barril de 20 litros bajo el capó delantero).

Es una carrocería 58 centímetros mayor que la original (3,55 metros), 33 centímetros más ancha (1,65 metros) y 17 centímetros más alta (1,49 metros). Su interior está configurado para cuatro plazas, las dos traseras con espacio más que suficiente para ser ocupadas por dos adultos, y goza de un equipamiento muy completo, en el que no faltan los airbags frontales y laterales e incluso uno para proteger las rodillas del conductor.

Hablando de seguridad, el nuevo Fiat 500 cuenta con una estructura inferior delantera reforzada con respecto a la del Panda. Este hecho, sumado al mayor equipamiento de serie hace que el coche pese unos 30 kilos más que el correspondiente Panda por motorización, lo que supone que en vacío esté entre los 965 y los 1.080 kilos.

Tres motores

Si el Fiat 500 de 1957 se conformaba con un pequeñísimo motor de dos cilindros refrigerado por aire con 479 centímetros cúbicos de capacidad, que desarrollaba una potencia de sólo 13 caballos asociado a un cambio manual de cuatro marchas, el nuevo dispondrá de dos motores de gasolina y un diésel, los tres utilizados en el Panda.

La oferta de gasolina se inicia con el propulsor de 1,2 litros y ocho válvulas, que desarrolla una potencia de 69 caballos y está asociado a un cambio manual de cinco marchss. Dará origen a la versión básica de entrada en la gama, calzada con ruedas de 14 pulgadas. La versión Sport estará equipada con el segundo motor de gasolina, el 1.4 de 16 válvulas y 100 caballos con cambio manual de seis marchas, ruedas de 15 pulgadas y control de estabilidad de serie.

La tercera mecánica es la turbodiésel Multijet 1.3 de 16 válvulas, con 75 caballos de potencia y acoplada a un cambio manual de cinco relaciones. Este propulsor podría dar origen hasta a tres versiones del 500 por el acabado, la básica, una intermedia y una muy equipada de las que no se conocen aún las denominaciones.

El primer contacto con el nuevo Fiat 500 lo tuvimos en Arjeplog, al norte de Suecia, rodeados de nieve y hielo en el lugar donde todas los fabricantes llevan sus coches para realizar las pruebas invernales. En esas condiciones el nuevo Fiat 500 se mostró a sus anchas demostrando una asombrosa facilidad de conducción incluso en las versiones sin control de estabilidad.

Naturalmente, los coches estaban camuflados –no era cuestión de mostrar las formas de lo que aún “no existía–, pero su configuración ya era la definitiva, la que se presentará el 4 de julio cuando se de a conocer al público, de ahí que pudiéramos sacar las primeras conclusiones sobre su comportamiento: neutro, estable y cómodo, con una dirección rápida y precisa y frenos potentes.