Hablamos de Cocina
Contenidos de motor por
Sábado, 19 de abril de 2014
Clasificado en Artículos > Automóviles > Primer contacto

LANCIA MUSA

Manuel Doménech  | Venecia Actualizado Jueves 24-06-2004, 22:11 h.

Hospitalidad a la italiana

Lancia Musa
Lancia Musa
Lancia Musa
Lancia Musa
Lancia Musa
Lancia Musa
Lancia Musa
Lancia Musa
Si los responsables de Lancia desarrollaron el Ypsilon para mostrar en él la ‘dolce vita’, ahora con el monovolumen compacto Musa quieren dar a conocer cómo se vive la hospitalidad italiana dentro de un automóvil. Su forma y sus contenidos demuestran que lo han conseguido.
Publicidad
Artículos Relacionados
ENTREVISTA LANCIA
Comparte esta información
Para los responsables de Lancia, los secretos de esa hospitalidad son tres: buen gusto, calidez y generosidad. Gracias a ellos, en el Musa no hay pasajeros, sino invitados que gozan de un concepto de automóvil en el que se ha guiado el desarrollo y la elección de lo necesario para que se sientan inmersos en la atmósfera típica italiana. Buen gusto para elegir los materiales que se deben utilizar, calidez por la calidad y la textura de los mismo, y generosidad para dotar al habitáculo del espacio necesario para que esos invitados se desenvuelvan casi como en una berlina de representación. Todo ello en un vehículo compacto que no llega a los cuatro metros de longitud.

La belleza y la inteligencia son los rasgos principales del diseño de un coche en el que se han aplicado conceptos estilísticos derivados del prototipo Dialogos: un aire de familia muy acusado con los otros modelos de la marca, reminiscencias de los recursos clásicos de Lancia y una lectura moderna en extremo de cómo debe evolucionar el estilo en los automóviles pertenecientes a los segmentos Premium.

El Lancia Musa se ha desarrollado en un tiempo récord, un año y medio, y con un coste de 60 millones de euros, lo que pone en evidencia lo bien que se han aprovechado las sinergias de grupo sin, por ello, ofrecer como resultado un coche como los demás. A pesar de ello las previsiones de ventas hablan de 30 a 40.000 unidades al año surante un ciclo de seis años.

Su estilo presenta rasgos comunes con el Ypsilon y el Phedra: una arquitectura poco convencional, un gran escudo cromado presidiendo el frontal, un capó delantero triangular, faros delanteros con forma de huso y unos grupos ópticos traseros con un característico desarrollo vertical. Rasgos que lo alejan de forma innegable del Fiat Idea, como él, un monovolumen derivado de la plataforma del Punto.

Los colores han sido fundamentales para conformar el estilo y la elegancia del Musa, eliminando los apagados o agresivos, el gris y el negro, y buscando combinaciones de contraste basadas en colores cálidos (como el marrón oscuro que recuerda a maderas de calidad) y tonos delicados (como el marfil o el magnesio, que evocan la elegancia de una butaca). También lo ha sido el ambiente luminoso y relajante obtenido por el equilibrio existente entre la carrocería y la (generosa) superficie acristalada dl coche, acrecentada por la posibilidad del techo panorámico ‘Gran Luce’, de serie en los modelos con acabado Platino (el básico se denomina Oro).

Elegancia y espacio

En el interior del coche domina el espacio en un ambiente de elegancia y calidad. Todos los materiales sugieren a vehículos de superior categoría, tanto los tapizados de los asientos, como los revestimientos de las puertas, sin olvidar los plásticos y elementos textiles que recubren el salpicadero.

En este elemento fundamental llama la atención un cuadro de instrumentos de fácil lectura situado en su parte central, formando cuerpo con una voluminosa consola central que sirve de base a una corta y accesible palanca de cambios. En su superficie superior, a derecha e izquierda se abren dos lujosas tapas para acceder a unas guanteras muy prácticas que suplen a la guantera tradicional, que se sustituye por un simple hueco. Un detalle de elegancia es que en ese hueco se ensambla un bolso extraíble de elegante aspecto.

Los asientos son cómodos y amplios en la parte delantera, con un lujoso tapizado que el primer indicio, al abrir la puerta para acceder al coche, de que sus ocupantes son algo más, esos huéspedes, esos invitados que tienen ante sí un panorama de una elegancia poco común en vehículos de la categoría del Muso. Detrás, el asiento está dividido en dos partes asimétricas independientes que son deslizables longitudinalmente, lo que permite muchas combinaciones de espacio y de capacidad de maletero, que oscila entre los 320 y los 1.420 litros (con el asiento posterior plegado y el respaldo del del acompañante delantero abatido). Detrás caben sin problemas tres adultos, y en la configuración de dos pasajeros, la parte central del respaldo se convierte en un generoso apoyabrazos multiuso.

En el equipamiento, con todo lujo de detalles y numerosas opciones de confort, se comprueba una vez más la categoría del Musa, que de salida cuenta con climatizador manual en las dos versiones de acabado. No faltan los elementos de seguridad, con airbag frontales y de cortina, ya que los laterales son opcionales.

Tres fiables mecánicas

Para el Musa se han escogido tres de los motores que cuentan en la actualidad con mejor reputación dentro y fuera del Grupo Fiat. Por un lado está el motor FIRE de gasolina de 1,4 litros y 16 válvulas, que desarrolla una potencia de 95 caballos asociado a un cambio manual de cinco marchas convencional o a un cambio DFN (Dolce Far Niente), manual robotizado, también de cinco marchas con función completamente automática.

Estos mismos dos cambios se utilizan también en el económico turbodiesel de 1,3 litros y 16 válvulas con tecnología Multijet. No le falta de nada, inyección directa, turbo con intercooler, conducto común de última generación con control electrónico, para logar un sorprendente rendimiento con los 70 caballos que desarrolla.

En cabeza de la oferta mecánica se sitúa el turbodiésel de 1,9 litros y ocho válvulas. También se beneficia de la tecnología Multijet para alcanzar una potencia de 100 caballos y permitir que el Musa acceda a un nivel superior de prestaciones con un consumo muy reducido.

En cuanto al chasis, el esquema de suspensiones es el mismo que usa el Fiat Idea, pero con un tarado y una puesta a punto distintos para optimizar el confort de marcha sin perjudicar el comportamiento del coche, que se manifestó muy dinámico en las carreteras de la región del Veneto. La dirección asistida de forma eléctrica hace que sea un coche muy fácil de conducir y los frenos, con ABS, se mostraron eficaces en la toma de contacto del coche.

Ficha técnica

Lanzamiento: El 20 de octubre
Motores: De cuatro cilindros en línea, gasolina y diésel
Potencias: 95, 70 y 100 caballos
Cambios: Manual y DFN de 5 marchas
Transmisión: Tracción delantera
Prestaciones: 175, 159 y 179 kilómetros por hora
Consumos: 6,4, 5 y 5,5 litros cada 100 kilómetros
Seguridad: Doble airbag frontal (laterales en opción), airbag de cortina, ABS, ESP (opcional)
Precios: No comunicados